Es probable que a día de hoy  hayas oído hablar alguna vez de este concepto que ya hace años está revolucionando  el mundo del crecimiento personal y profesional . Pero el término puede resultar de lo más ambiguo para aquellos que no están familiarizados con él, lo cual puede generar un poco de desconfianza.

En  este post, vamos a intentar explicar qué es el coaching para que puedas comprender bien esta metodología de trabajo personal, de dónde viene, saber en qué se diferencia de una terapia psicológica, y en caso de que te estés planteando probar y te queden algunas dudas por resolver, sepas con certeza qué esperar y qué no esperar de un proceso de coaching.


El Coaching

El Coaching, es una metodología de trabajo personal, estratégica y de carácter esencialmente práctico. Sus raíces las encontramos a través de la historia en la filosofía (Buda, Confucio, Lao Tzu, Sócrates…), la lingüistica, la antropología, la psicología (Maslow, Rogers, Perls, Frankl…), la sociología, la biología, la neurociencia, el managing, la actuación (Meisner) el mentoring, y el deporte.

El trabajo de un coach consiste en incrementar a través de las distintas sesiones, la autoconciencia del cliente, para que éste pueda tomar sus decisiones con la mayor consciencia posible.


¿Cómo funciona?

El primer contacto con el coach, suele ser a través de una llamada telefónica en la que se concreta una primera sesión, llamada “sesión exploratoria”. Muchos coaches tienen por filosofía que esta sesión de primer contacto sea gratuita, ya que consiste en conocerse un poco mejor. El coach se presentará y explicará al cliente todas las dudas que pueda tener sobre el coaching y su funcionamiento, y el cliente expondrá su situación actual y qué es lo que espera conseguir del proceso. En esta sesión, y en función de lo que exponga el cliente, es muy posible que el coach pueda determinar con cierta precisión el número de sesiones que serían necesarias para trabajar el tema planteado. El coach explicará al cliente cómo trabajarán en adelante, y cómo se estructurarán las sesiones. Con todas las cartas encima de la mesa, y estando ambas partes de acuerdo, se firma un contrato de colaboración de coaching.

Las sesiones en coaching  personal o life coaching suelen ser semanales, para poder hacer un correcto seguimiento del proceso y que no se pierda aprendizaje o se enfríen cosas por el camino.


¿En qué consiste una sesión?

El coach pregunta, el cliente responde y crece.

El coaching es conversacional, por lo que durante la sesión, se mantiene una conversación entre el coach y el cliente, pero con la peculiaridad de que la labor del coach será hacer preguntas especialmente poderosas para que el cliente pueda reflexionar y hablar sobre el tema que se esté analizando,de una manera en la que no lo había hecho antes, pudiendo así ir tomando conciencia de cómo se comporta, qué creencias tiene, si estas son limitantes, si le gustaría cambiar cosas, cómo se relaciona con las distintas áreas de su vida etc.

Aunque hay tres grandes corrientes de coaching, en España se utiliza por lo general la corriente Europea, en la que se utiliza una metodología de trabajo concreta llamada GROW.

En cada sesión de coaching bien hecha habrá una estructura GROW.

GGoal: Establecimiento de un objetivo a alcanzar durante la sesión y orientado al objetivo general del proceso. El coach hará preguntas orientadas a filtrar este objetivo de manera que sea específico, medible, alcanzable, realista y programable en el tiempo.

RReality: Análisis de la realidad actual  del cliente respecto a ese objetivo. El coach querrá saber cómo es ahora tu realidad respecto a ese objetivo. Por qué es así, qué se ha intentado de momento, por qué ha funcionado o por qué no, si ha habido otras situaciones en tu vida en las que hayas tenido que hacer algo parecido y cómo lo conseguiste…

OOptions: Una vez analizada la realidad, se plantean las posibles opciones o caminos a seguir, es decir, se ponen las bases para sentar después una estrategia. Lo ideal en este punto es conseguir que se planteen muchas opciones para que la visión sobre este tema, previamente más limitada, ahora se expanda, abriendo la mente.

W Will: ¿Qué haremos entonces? Aquí es dónde se fabrica el plan de acción.

En una sesión de coaching reflexionas, creas, te abres y generas la posibilidad de cambio.


¿El coach me dará consejos y me guiará?

Definitivamente no. El coach no es un consejero. Se parte de la filosofía de que el cliente siempre es quien tiene la respuesta correcta. El trabajo de un buen coach es ayudarle a encontrarla a través de las preguntas correctas, pero no dársela. Muchas personas tienden a pensar que el coach  es un sabio erudito o hasta un salvador, pero eso es un error. Un coach es una persona entrenada para ayudarte a que tú consigas conocerte mejor y decidir con consciencia, para que evoluciones en tu vida y crezcas siendo fiel a ti mismo, por lo que la responsabilidad siempre es del cliente. Sin  embargo sí que se puede encontrar un guía en el coach en el sentido de que te guiará de la manera más profesional hacia las respuestas que necesitas darte.


El coaching y la psicología

Si este tema se ha vuelto algo controvertido es porque si hablamos de manera generalista, podríamos decir que puedes ir a un coach o a un psicólogo para resolver ciertos problemas.  ¿Qué tipo de problemas se pueden abordar desde el coaching y cuáles han de tratarse con psicología? Aquí es donde los psicólogos suelen ofenderse al percibir intrusismo en su profesión. Y es que un coach no es un profesional de la salud.

Los coaches no tratan a pacientes, trabajan con clientes. Cae de cajón por tanto que todo lo que sea considerado una patología, y que interfiera directamente con la salud física o mental de la persona, debe ser trabajado desde la psicología o la psiquiatría según corresponda. Esto no quiere decir que una persona en tratamiento psicológico, o psiquiátrico no pueda a su vez tener un proceso de coaching con una temática distinta a la que trata en la consulta del médico. Por ejemplo, puede estar acudiendo a psicoterapia por un tema traumático como haber sufrido la pérdida de un familiar, y puede estar trabajando desde el coaching el hablar en público, el mejorar su vida social y de ocio, o la estrategia para ascender en el trabajo.

¿Con qué temas sí me puede ayudar un coach?

  • Mejorar tu Inteligencia Emocional.
  • Potenciar tu autoestima.
  • Conocerte mejor.
  • Tomar buenas decisiones de vida.
  • Orientación profesional.
  • Identificar creencias limitantes y sustituirlas por creencias libres.
  • Tomar consciencia de cómo eres, cómo actúas y por qué lo haces.
  • Identificar tus valores.
  • Superar miedos y fobias.
  • Cambiar los malos hábitos.
  • Mejorar la concentración.
  • Mejorar tus relaciones sociales y laborales.
  • Mejorar tus relaciones de pareja.
  • Reducir el estrés.
  • Gestión del tiempo.
  • Mejorar la comunicación.
  • Mejorar el rendimiento en cualquier área de tu vida.